Álvaro Torres, dueño de un lugar en el Salón de la Fama de los Cantautores Latinoamericanos y merecedor del gran premio Gaviota de Plata en Festival de Viña del Mar Chile (1991) realizó recientemente una donación a los cubanos afectados por el paso del huracán Irma.

Envió ayuda económica directamente a las manos de los damnificados con la colaboración de Flamingo Theater Bar, prestigioso escenario ubicado en la cuidad de Miami.

El cantante solicitó permiso al gobierno cubano para llevar una ayuda más grande siguiendo los conductos regulares y de la manera que el estado decida.

Álvaro Torres afirma que el gesto fue estimulado por el caluroso recibimiento que le ofrecieron los cubanos durante su gira por la isla en el año 2015, sintiéndose según sus declaraciones «hijo adoptivo de Cuba».