En horas de la mañana Lenier viajó a Cuba para cumplir con una presentación en El Salón Rojo Del Capri pero no desaprovechó la oportunidad de visitar a la única sobreviviente del desastre aéreo en el Centro Internacional de Restauración Neurológica (CIREN).