Todos conocemos los espacios reservados en los estacionamientos para personas para discapacitadas, mujeres embarazadas y otro.

Un conductor imprudente se llevó la lección de su vida cuando varios jóvenes literalmente cubrieron su auto con cientos de hojas adhesivas de colores para notas en señal de protesta.

El enojo fue tal que no supo como reaccionar ante la iniciativa de este grupo que recibió el apoyo de los transeúntes y un policía que observaba con discreción.