Pánico y horror sacudió al Hospital Roosevelt en la capital de Guatemala, cuando ingresaron unos pandilleros armados con fusiles abriendo fuego para liberar a uno de sus compañeros, el cual alcanzó a huir, dejando seis muertos y doce heridos.

Como «masacre» calificó el director del hospital lo sucedido a causa de un hombre llamado Anderson Daniel Cabrera Cifuentes, de 29 años y miembro de Mara Salvatrucha (MS), convicto desde 2013 de varios delitos, entre ellos asesinato.

Según declaraciones de la policía, el ataque se debió a un rescate que realizaban los pandilleros a su compañero Anderson Cabrera, momento en el que había sido trasladado al hospital para unos exámenes de laboratorio, explicó el subdirector del recinto hospitalario.

Soto el director del hospital dijo «voy a cerrar el hospital a los privados de libertad y prefiero renunciar antes que volverlos a recibir, así lo ordene el propio presidente guatemalteco Jimmy Morales».

El ataque fue directo contra guardias del sistema penitenciario.

El gobierno del presidente Morales ha repudiado y lamentable el hecho, y ha expresado su solidaridad y pésame con las familias de las víctimas.

 

Gracias a la rápida acción de los agente policiales lo que permitió la captura de cinco pandilleros, entre ellos un menor de edad, que escapaban en un vehículo en el que llevaban las armas con las que realizaron el tiroteo.

Más de 1500 elementos se están movilizando para dar con el paradero del pandillero que se dio a la fuga.